722 617 163

¿Cuándo el uso de las Nuevas Tecnologías puede definirse como abusivo?

En la actualidad las nuevas tecnologías están presentes diariamente en nuestra vida. Un uso racional facilita nuestra vida porque nos permite en muchos casos realizar compras sin movernos de casa, buscar compañía y hasta encontrar el amor.

Las nuevas tecnologías no son buenas o malas en sí mismas, lo que las transforma en una herramienta facilitadora u obstaculizadora es el uso que hacemos de ellas. Cuando el uso es excesivo pueden convertirse en un verdadero problema.

Algunos de los objetivos  de las nuevas tecnologías son facilitar la comunicación, ahorrar tiempo, acceder a lugares antes impensados. Sin embargo, dichos objetivos quedan totalmente desdibujados y podría decir que hasta se transforman en su contrario cuando hacemos un mal uso de ellas.

El uso abusivo de las nuevas tecnologías no es un suceso aislado y abarca un amplio espectro de edades: niños, jóvenes y adultos.

Las nuevas tecnologías están instaladas en nuestra vida y debemos convivir con ellas.

¿Cuándo el uso de las nuevas tecnologías se transforma en un problema? Se transforma en un problema cuando aparecen la pérdida de control y la dependencia. Existe mucha discusión acerca de si puede definirse al uso abusivo de las Nuevas Tecnologías como una adicción sin drogas.

Yo prefiero hablar de Uso abusivo sin dejar de reconocer que tiene muchas similitudes con las conductas adictivas, ya que en ambas están presentes la pérdida de control y la dependencia, aunque creo que lo que las diferencia es la intensidad de dichas conductas.

La pérdida de control, entendida como la necesidad compulsiva de aumentar cada vez más el tiempo de uso de las Nuevas Tecnologías, interfiere y limita el desarrollo normal de nuestra vida (ocupando casi la totalidad de nuestro tiempo).

La dependencia, entendida como la necesidad subjetiva de realizar imperativamente la conducta para restaurar un equilibrio emocional. Equilibrio que se pierde cuando no tenemos a nuestro alcance las Nuevas Tecnologías, cuyo uso dirige nuestra vida.

Cuando aparecen la pérdida de control y la dependencia podemos hablar de un uso abusivo, similar a una adicción sin droga determinada por la relación que la persona establece con las Nuevas Tecnologías.

Según Echeburua, Corral y Amor, la secuencia evolutiva habitual de las adicciones sin droga es la siguiente:

- La conducta es placentera y recompensante para la persona.
- Hay un aumento de los pensamientos referidos a dicha conducta en los momentos en que la persona no está implicada en ella.
- La conducta tiende a hacerse cada vez más frecuente.
- El sujeto tiende a quitar importancia al interés o al deslumbramiento suscitados en él por la conducta (mecanismo psicológico de la negación).
- Se experimenta un deseo intenso, sentido periódicamente, de llevar a cabo la conducta, con expectativas muy altas.
- La conducta se mantiene a pesar de las consecuencias negativas crecientes. Hay una justificación personal y un intento de convencimiento a los demás por medio de una distorsión acentuada de la realidad.
- A medida que los efectos adversos de la conducta aumenta, el adicto comienza a tomar conciencia de la realidad y realiza intentos, habitualmente fallidos, de controlar la conducta por sí mismo.
- Lo que mantiene ahora la conducta no es ya el efecto placentero, sino el alivio del malestar. Este alivio es cada vez de menor intensidad y de más corta duración.
- El sujeto muestra una capacidad de aguante cada vez menor ante las emociones negativas y las frustraciones cotidianas. Las estrategias de afrontamiento se debilitan debido a la falta de uso. De este modo, el comportamiento adictivo se convierte en la única vía para hacer frente al estrés.
- La conducta adictiva se agrava. Una crisis externa: las malas notas, una bronca familiar, una crisis con los amigos, etc, lleva al sujeto o a la familia a solicitar tratamiento.

 

Cuando la vida de las personas termina girando en torno al uso de una pantalla, se reducen sus posibilidades de comunicación, su actividad física, sus relaciones sociales, asi como el tiempo de ocio compartido. Se aleja del mundo real para vivir en un mundo virtual (irreal, superficial).

 

Bibliografía

Echeburua, E., Corral, P. y Amor, P.J. 2005. El reto de las nuevas adicciones: objetivos terapeúticos y vías de intervención. Psicología Conductual.

 

© Copyright. Todos los derechos reservados. 2019

Esta página utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Si sigues navegando por la web aceptas su uso.

Centro de Psicología Eguzkilore
Psicóloga Gloria Mabel D'Alessandro Kaiser
722 617 163
Avenida Salís 19 Bajo Derecha, 20304 Irun (Gipuzkoa)